Reflexiones en Educación

Tuesday, July 04, 2006

Guia para Elaborar Tablas Dinámicas en Excel

.
Aquí te facilito la Guía y el archivo que será necesario bajarlos, para que puedas repasar y practicar el tema de las Tablas Dinámicas usando Microsoft Excel.

Aquí tienes la Base de Datos:

Aquí tienes la Guía:


Guia_Tablas_Dinamicas.pdf


Te felicito por tu interés.

Atentamente,

Juan Alfaro G.

Friday, October 28, 2005

¿Qué es la Educación Moral?. La Educación del hombre y del ciudadano

Octubre, 2005.

Por consenso se admite que una persona en sus primeras etapas de desarrollo y como consecuencia de su relación con la familia, la iglesia, la etnia, la cultura, necesita forjarse una identidad, una necesidad psicológica intrínseca que más tarde deberá ser potenciada cuando la acción de la comunidad política lo haga sentir que, además de individuo, es parte de una nación o de una colectividad amplia que lo convierte en ciudadano.

En ese proceso de aprendizaje, el ejercicio de la ciudadanía eleva los niveles de la madurez moral de las personas, ya que participar como tal destruye inercias individuales y aumenta el altruismo y la acción del bien común. Al mismo tiempo, ayuda a las personas cultivar la virtud política de la conciliación y el diálogo para solucionar los intereses en conflicto.

De allí la importancia de la educación moral – que sin ser una preocupación reciente, si lo es la voluntad actual que se ha convertido en uno de los pilares de la educación - que no sólo forma hombres, sino también ciudadanos; es decir que, asumiendo como irrenunciable la autonomía de sus miembros, imparte modelos de ciudadanía a la vez nacional y universal, configurados en las características siguientes:

+ autonomía personal.
+ conciencia de deberes y derechos que deben ser respetados.
+ sentimiento colectivo en visión y misión, local y universal.

Este modelo de ciudadanía universal supone introducir afectivamente en el doble simbolismo e implicar a los niños en proyectos tanto locales como de alcance universal.

Sin embargo, siendo la ciudadanía en su aspecto legal el reconocimiento de unos derechos por parte del poder político, la ciudadanía cosmopolita tiene un punto de dificultad porque todavía el derecho internacional es débil y sólo viable para casos específicos.

Obviamente, que sin la vigencia de valores universales como la igualdad y la justicia no puede haber ciudadanía. En ese sentido, la educación moral desea formar criterios de convivencia que refuercen valores como la justicia, la solidaridad o la cooperación, además de convertirse en un ámbito de reflexión individual y colectiva.

Las cuestiones valorativas tienen, pues, diversas dimensiones, pero constituyen el fundamento que permite responsabilidades en una sociedad pluralista, en la que las propias creencias y valoraciones han de convivir en el respeto a las creencias y valores de los demás.

Aún más: los valores, impartidos por una educación moral, pueden generar en los individuos la suficiente capacidad de raciocinio y equilibrio emocional para sentirse realizados y plenamente felices.

Por otro lado, la democracia es un sistema político de fuerte contenido moral, ya que nos permite plantear de forma justa los conflictos de valor que genera la vida colectiva, por tanto la democracia es un valor fundamental cuya persecución justifica holgadamente la preocupación por la educación moral.

Podría decirse que la educación moral es el eje en torno al cual se articulan el resto de temas transversales. Siendo su finalidad el desarrollo integral de las personas, es necesario que no se limite a la adquisición de contenidos intelectuales.

Es la educación moral que convierte a los individuos en personas, en ciudadanos locales y universales, en seres libres, sociables, felices y responsables.

“La felicidad social deriva de la justicia social”, solía argumentar el tratadista vienés Hans Kelsen.



En suma, la educación moral impulsa una concepción humanista de la existencia y hace posible la sentencia de Kant, quien, en su Fundamentación de la metafísica de las costumbres,señaló que cualquier hombre es un fin en sí mismo que no puede ser tratado
como simple medio.



Thursday, October 27, 2005

El Chip que cambiaría tu vida

Abril, 1994.

Cada día aproximadamente 1100 nuevos compatriotas se incorporan al segmento poblacional del país; cada año alrededor de 360 mil jóvenes egresan de los colegios o institutos en busca de trabajo. La población crece, la desocupación aumenta y el horizonte se torna incierto o nebuloso. Si tenemos en cuenta que el subempleo y la desocupación afecta a más de seis millones de peruanos, los desafíos para todos, especialmente para los jóvenes, son enormes.

Existen otros indicadores que involucran con mayor énfasis a la juventud peruana, y que son el punto de partida de nuestra reflexión: de acuerdo a las estadísticas de 1993, en el Perú egresan, aproximadamente, 400 mil estudiantes secundarios, postulan 260 mil e ingresan a las universidades 83 mil. De éstos últimos tan sólo llegan a titularse unos 22 mil; pero, lo desconcertante, es que apenas unos 5,500 de los titulados logran ejercer su profesión.

Las cifras indican que el sistema no está en condiciones de absorber a todos los profesionales que egresan. En otras palabras, para la mayoría de profesionales la carrera universitaria de cinco años de estudios no les garantiza el trabajo seguro ni el futuro deseado.

De allí la pregunta, ¿es la universidad el único camino que garantiza el éxito?. ¿Qué hacer?.

La respuesta es compleja, según cómo lo abordemos. Sin embargo, teniendo en cuenta a los entendidos, a los expertos en planificación económica, a quienes estudian las tendencias mundiales de producción y, entre otros, a destacados estudiosos del comportamiento humano y los mercados emergentes (de países subdesarrollados como el nuestro), podemos ensayar una propuesta en su concepción y en su perfil pero, creo, muy útil para quienes asuman el reto de intentarlo.

Es indudable que el sueño de la carrera universitaria es propio de la mayoría de los jóvenes peruanos. No cabe duda también que apenas una minoría, por convicción, opta por una carrera técnica. Sin embargo, teniendo en cuenta el avance de la ciencia y tecnología y, sobre todo, experiencias exitosas, es pertinente sostener que la universidad no es el camino que asegura el éxito en la vida.

Los ejemplos abundan en el Perú y el mundo. A comienzos de las década del 70, un buen grupo de jóvenes, rompiendo esquemas y contra la opinión de sus progenitores, optaron por ingresar a hacer “carrera” en computación e informática. Entrecomillamos “hacer”, porque simplemente en esos años no estaba definida aún una carrera formal para graduarse como técnico. Sin embargo, las grandes máquinas de computación ya estaban en el mercado, especialmente en grandes empresas y fábricas, operadas por inquietos jovencitos deseosos de abrirse paso en el novedoso mundo de la computación. Hoy, aquellos jóvenes, que ya peinan canas es el sector mejor pagado de la población peruana.

Pero no fue sino hasta 1983, en que otros dos jóvenes empresarios peruanos quienes, al fundar el Instituto Superior Tecnológico San Ignacio de Loyola, encaminaron por primera vez en el Perú una carrera técnica dedicada a la Computación e Informática. También labraron trocha para otra carrera que en la actualidad se constituye en una de las herramientas indispensables para el éxito en la empresa y el comercio: el Marketing.

No cabe duda, que las primeras promociones de esas carreras gozan hoy en día de seguridad y estabilidad económica. No estamos seguros que así sea en aquellos jóvenes que prefirieron la vía universitaria.

Uno de los talentos del siglo, Bill Gates, es el mejor ejemplo de nuestros juicios. Siendo muy joven, a los 19 años y en 1975, fundó en Estados Unidos la empresa Microsoft Corporation que revolucionó y cambió el mundo de la computación y la informática. Gracias a su talento las computadoras accedieron al uso personal y a los hogares.

Gates escribió, como jugando, su primer programa de software (la “masa gris” de la máquina) a los 13 años. Inquieto y dinámico, optó por abandonar la prestigiosa Universidad de Harvard para dedicarse por completo a su empresa, a su técnica y a los programas de computadoras. Dos décadas después, en 1996, Bill Gates es el hombre más rico de Estados Unidos con un capital personal que supera los 18 mil millones de dólares.

En lo que se refiere a la Computación e Informática –mi especialidad- debo sostener que ha significado para la humanidad un gran cambio, fundamentalmente en el modo en que la gente se comunica entre sí. La PC, su hardware evolucionado, las aplicaciones comerciales, los sistemas en línea, las conexiones a Internet, el correo electrónico, los títulos editados en multimedia, las herramientas de autor y los juegos, son el fundamento de próximas revoluciones o cambios.

De allí estas breves reflexiones que espero sean útiles para la juventud, especialmente para aquella que, por diversas razones, no estaría en condiciones de seguir una carrera universitaria. La alternativa es válida siempre y cuando exista, en cualquier área donde uno opere, esfuerzo, trabajo y perseverancia. El Chip, que es la célula de una computadora, podría cambiar la vida de los jóvenes… si se proponen.

Wednesday, October 26, 2005

¿Cuánto queremos a nuestro Medio Ambiente?

Octubre, 2005.

Que duda cabe que en los últimos años – y de manera recurrente- hemos sido testigos de impresionantes fenómenos que la sabia naturaleza nos ha manifestado, sin embargo, nosotros fiel a nuestro estilo, seguimos dejando pasar aquellas lecciones de vida que debieran llevarnos a la reflexión profunda de cuanto conocemos nuestro planeta, de cuanto valoramos nuestro medio ambiente, en suma de cuanto amamos nuestro habitad, si después de todo es la obra más grande que hemos heredado.

Nosotros los seres humanos (especie Homo Sapiens), hicimos nuestra aparición tardíamente en la historia de la Tierra. A diferencia de otras especies, hemos logrado escapar de encogimientos ambientales que nos limitaban, y todo ello gracias a las peculiares capacidades mentales y físicas que nos diferencian y de esta manera alterar el medio ambiente para adaptarlo a nuestras necesidades.

En tanto las poblaciones humanas permanecieron pequeñas y el avance tecnológico muy modesto, el impacto sobre el medio ambiente fue, en definitiva, estrictamente local. Sin embargo los problemas se hicieron mucho más significativos y al mismo tiempo generalizados cuando el crecimiento demográfico se puso de manifiesto. El vertiginoso avance tecnológico que se produjo tras la edad media culminó en la Revolución Industrial, que trajo consigo el descubrimiento, uso y explotación de los combustibles fósiles, y de manera similar la explotación intensiva de los recursos minerales de la Tierra. Es con la Revolución Industrial cuando nosotros empezaron realmente a cambiar la faz del globo terráqueo, la calidad del agua y la originalidad de su atmósfera. Hoy, que el medio ambiente se halla íntegramente sometido a la exigente demanda del crecimiento poblacional y del imparable crecimiento tecnológico, se está produciendo una inclinación cada vez más acelerada en la calidad de éste y en su capacidad para sustentar nuestra vida.

A diario escuchamos términos como: Dióxido de carbono, acidificación, destrucción de la Capa de Ozono, sustancias tóxicas, radiación, pérdida de tierras vírgenes, erosión del suelo, demandas incesantes de agua y aire y muchos otros más, es decir, las perspectivas de futuro, en lo que al medio ambiente se refiere son poco claras. A pesar de los cambios económicos y políticos, el interés y la preocupación por el medio ambiente aún es trascendental. La calidad del aire ha mejorado, pero están pendientes de solución y requieren una acción coordinada los problemas de la lluvia ácida, la pérdida de ozono y la enorme contaminación atmosférica del este de Europa. Mientras no disminuya la lluvia ácida, la pérdida de vida continuará en los lagos y corrientes del norte, y puede verse afectado el crecimiento de los bosques.

Sin ánimo de profundizar en cuestiones meramente técnicas que nos lleven a interminables sesiones de discusión, en esta oportunidad quisiera que centremos nuestra atención en la importancia que tienen los ciclos de los diferentes elementos que se encuentran inmersos en la circulación de la materia en nuestro ecosistema, como son el agua, el oxígeno, el nitrógeno, el hidrógeno, el carbono y el azufre.



Si bien todos y cada uno de ellos son importantes, en esta ocasión quisiera ensayar una reflexión específicamente sobre el carbono con la visualización del video adjunto y de manera muy especial en la importancia del azufre, que muy pocas veces se suele escuchar, pero quizás al culminar la lectura del material que pongo a su disposición de ustedes, podremos tener algunas respuestas a todos esos términos que acabo de mencionar líneas arriba.


El_Azufre.pps

Desde mi modesta ubicación, seguiré soñando, como muchos en nuestro mundo, en lograr detener este acelerado ritmo de autodestrucción de nuestro habitad y poder responder a esa profunda interrogante de ¿cuánto queremos a nuestro medio ambiente?.